Marie-Timlin

Irlandesa natural de Dublín, aunque desde hace muchos años mi hogar está en Mallorca. Soy profesora de inglés, ahora semirretirada. Además, trabajo como voluntaria y coordinadora de la asociación DIME en una planta de cuidados paliativos en Mallorca.
Quiero participar en el Festival porque, si algo me ha enseñado tanto mi experiencia como voluntaria como mi propia experiencia, es la importancia de hacernos amigos de nuestra propia vida y muerte. Creo que el ritmo de vida que llevamos en nuestra sociedad ha perdido la conexión con la rueda de la vida. Nos hemos vuelto egocéntricos y, cuando la vida nos golpea, ni estamos preparados para afrontarlo, ni para aceptar.
Un Festival de esta índole acerca estos temas al público general. Nos ayuda a familiarizarnos con la belleza de la vida y la muerte como otro paso en el ciclo de nuestra existencia.